29/1/09

recordando discos: fantasía occidental, silvio y sacramento 1988

a propósito de un comentario de fulgencio pimentel en el artículo de los mejores discos nacionales he recuperado fantasía occidental de silvio. y es que a veces te tienen que decir desde fuera lo que tienes dentro, porque de tan cercano terminas olvidándolo. pero en el caso de silvio los sevillanos tenemos como atenuante el hecho de que el haber conocido alguno de esos conciertos desastrosos en los que siempre terminaba cantando pive, verle por el centro tambaleándose de bar en bar, o comprobar en alguna entrevista de canal sur como no era capaz de articular palabra han conseguido que el personaje superara con (muchas) creces al artista, hasta hacernos casi invisible a este último.

sin embargo, y a pesar de todo esto, silvio es un mito de esta ciudad en la que todo el mundo (incluido yo) afirma aunque sea mentira haber estado en un concierto suyo, haberle visto alguna vez en una bar tomándose un gin-tonic o haber compartido alguna conversación con el maestro. y cualquiera se conoce de memoria las letras de betis, rezaré, sureños o cualquier otra de fantasía occidental, su disco de mayor éxito (y calidad). canciones que respiran sevilla, y triana, con más cariño y acierto que cualquier sevillana o coplucha del tres o cuarto, pero sin dejar de sonar a lo que él más amaba, el rocanrol. y combinando composiciones propias con versiones de sus clásicos favoritos, como ese stand by me convertido en homenaje al equipo de los colores del de enfrente.

y silvio incluso tiene una calle en su ciudad; la calle rockero silvio, en el barrio de los remedios, cerca de donde bebió hasta abandonarse como buen sureño bohemio. porque silvio, al igual que al rocanrol, siempre amó y necesitó de su ciudad, de su gin-tonic y de la semana santa. y escuchándole cantar a la virgen del patrocinio como si de un elvis capillita se tratara es como uno se da cuenta de que las raices están siempre ahí, aunque dediques tu vida a la música y la ginebra.

y por este motivo el compito de sr. chinarro suena a jueves santo de la misma forma que lo hace a the cure, la leyenda del espacio es sobre todo un disco de flamenco y en fantasía occidental suenan marchas procesionales a ritmo de swing. y nosotros también deberíamos darnos cuenta de una vez por todas, soltar nuestras gafas del lejos y ponernos las del cerca de vez en cuando para intentar estar a la altura de estos discos.

4 comentarios:

  1. amaya10:45

    vaaale, es muy grande aunque no sean mis raices

    ResponderEliminar
  2. pero son las de tu hijo, madre desnaturalizada.

    ResponderEliminar
  3. un gran disco, con muy buenas canciones (y no menos recuerdos, de ver a grupos de mis amigos tocando estas canciones, grabar varias cassettes de este disco... uff).

    ResponderEliminar
  4. Anónimo21:43

    silvio bebía coñac. Yo si lo he visto por el centro, lo he convidao a coñac en el fun-club y he ido de procesión con él a todos los conciertos que daba, el más grande. SILVIO FOREVER

    ResponderEliminar