20/1/09

indiepop cap3: la c-86 y los proyectos previos

la cinta C-86 se ha convertido en un mito de un género, el indie pop, que escuchada veinte años después no aporta tanto como uno se podría pensar a priori. sí, allí estaban the pastels, mccarthy, the shop assistants o the servants, pero también otras propuestas relativamente alejadas a lo que uno se puede esperar, casi todas más influenciadas con la corriente post-punk que con la más pop. y, además, a mí en particular me ocurre que lo mejor de todo el recopilatorio lo aportan dos bandas que finalmente pasaron a un estatus mucho más amplio del que maneja la etiqueta con nombre de cinta, the wedding present y primal scream (con su canción más pop, un velocity girl que nació como cara b y ha terminado pasando a la historia de la música).

así, determinar la importancia de este recopilatorio, sin haberlo vivido en su momento y centrándome casi exclusivamente en lo publicado por revistas y webs, algunas tan interesantes como esta, se me hace especialmente complicado. pero no citarla aquí sí sería del todo absurdo. ¿más o menos cómo saltarme aquellos recopilatorios de factory para hablar del indie nacional?

pero también en estos años, entre fanzines y sellos pequeños, ganas de hacer cosas nuevas y amor desmedido por el pop y las melodías, fueron naciendo algunos grupos que nos dejaron discos brillantes, canciones para recordar y, después, se reconvirtieron en algunas de las bandas más importnates de los noventa. y tal vez eso les ha hecho perder (muy injustamente) protagonismo, pero grupos como talulah gosh, germen de heavenly, que aportaron algunos 7” imprescindibles (beatnick boy o bringing up baby me fascinan), mccarthy, donde coincidieron por primera vez tim gane y letitia sadier de stereolab o, en españa, el primer grupo indie (y el único que miraría de tú a cualquier internacional), aventuras de kirlian, son tanto o más importantes que su posterior evolución y por eso me apetecía hablar un poco de ellos.
y de estos me he quedado (ya que con talulah gosh cabría hablar más de sencillos que de lps) con los dos últimos:

aventuras de kirlian, aventuras de kirlian 1989 en aventuras de kirlian “canta jone gabarain, toca el bajo teresa iturrioz, los tambores peru izeta, y la guitarra la toca ibon errazkin”. estas palabras escritas a mano por javier aramburu presentan al grupo donostiarra en su disco de debut. un disco que acumula todos los méritos del indie español hasta entonces y, casi me atrevería a decir, desde ahí hasta nuestros días.

porque habrá discos más importantes, más elaborados, más ambiciosos o, sencillamente, más valorados. pero aquí, igual más comedida, menos pretenciosamente, ya aparece todo aquello que se le puede pedir a un álbum. experimentación, sobriedad, genio, encanto y sencillez.

jone canta de forma distante pero magistral historias sobre nada y sobre todo, que avanzan como un diario escrito solo en tardes de domingo en noviembre, con el encanto de la vida al ralentí. y musicalmente las nueve canciones de aventuras de kirlian parecen haber respirado el mismo aire que colosal youth. cada miembro del grupo aporta lo justo y cada canción tiene ni más ni menos lo que necesita tener. un hito del pop nacional que exigió incluso un cambio de nombre para poder continuar. algo que, tal vez, hubiera sido una posibilidad para el “otro gran disco” de nuestro pop. pero la historia, cuando se escribe en minúsculas y se siente en mayúsculas, no permite relecturas.

banking, violence and the inner life today, mccarthy 1990 mccarthy era, sí, la banda donde comenzó tim gane y a la que, en este último disco, se le unió laetitia sadier. pero (excepto quizás en el tema I Worked Myself Up From Nothing, donde l voz de laetitia toma parte del protagonismo) en ningún caso es una versión primitiva de stereolab, sino una banda que realizó tres álbumes brillantes de indiepop elaborado, optimista y (ahí sí que podemos encontrar el germen de discos posteriores) socialmente comprometidos.

y este banking, violence and the inner life today es el que tiene más argumentos para ser recordado. porque aporta una mayor diversidad de influencias sin perder nunca el potencial pop que siempre tuvo la banda. acercándose más al sonido primerizo de la velvet (use a bank, i’d rather die) o experimentando con matices bailable de igual manera a como lo hicieran orange juice, pero aún muy lejos de en lo que derivarían como stereolab, la banda de john willianson, tim gane y gary baker montó un disco espléndido que, recuperado ahora para preparar este especial, se me antoja por escuchas más y más imprescindible.

sin duda, uno de los álbumes de los ochenta y del género, del que es imposible desengancharse.

6 comentarios:

  1. Tengo tanto que aprender...
    Yo me dedicaba a montar una vida en aquella época y no sé si merece la pena.
    Prometo aplicarme, Ignacio

    ResponderEliminar
  2. lo de McCarthy es una pasada, vaya grupazo que se perdió...

    y de AVENTURAS DE KIRLIAN, pues una de las debilidades de lanadadora, claro

    ResponderEliminar
  3. La vertiente pop de Stereolab seguramente la herederaron de su grupo anterior. Y si la hubieran explotado más mezclándola con su particular estilo serían aún mucho más grandes

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que el paso del tiempo mitifica las cosas. En su momento, los grupos de esos que todo el mundo alaba (Talulah Gosh, Mighty Mighty, James Drean Driving Experience, los primeros My Bloody Valentine, MacCarthy, Razorcuts, Fat Tulips, etc ...) actuaban en sitios cutres ante una audiencia mínima y en un entorno hasta podría decir que hostil - en su mayoría personas que parecían tener algún tipo de tara social.

    Es más, los seguidores de este tipo de cosas estaban estigmatizados y considerados poco menos que especies raras. Cuando la escena comenzó a desaparecer es cuando surgió el mito del C86. Demasiado tarde - el concierto despedida de Sarah en el Theckla de Bristol, etc.

    Os lo digo yo que estuve allí. En vivo y en directo.

    ResponderEliminar
  5. toda la razón en lo de que el tiempo mitifica. pero creo que, en este estilo de música, es algo que tenemos asumido. incluso en la actualidad, cuando, por ejemplo, escribimos sobre los maravillosos discos de espanto, punsetes, saioa o elurretan, al final estamos hablando de unos cientos de copias vendidas y pequeños conciertos. igual que lo era el indie de los noventa.

    está claro que nos hemos quedado (y a mucha honra) fuera de lo que es lo standard, y nuestros mitos son, como bien ilustró aramburu en un rdl, mitos de miscroscopio. pero qué más da, ¿no? son los nuestros y eso no nos lo quita nadie.

    ResponderEliminar
  6. Hola Manolo,

    "nuestros mitos son, como bien ilustró aramburu en un rdl, mitos de miscroscopio. pero qué más da, ¿no? son los nuestros y eso no nos lo quita nadie"

    Gran frase, me la apunto :-)

    McCarthy creo que son una de las BANDAS primordiales de aquellos tiempos. No solo musicalmente, sus letras estaban muy por encima de la media, diría que a años luz de sus compañeros de generación, y las completaban con unos diseños de sus 12" y Lp's tremendos...

    Saludos,
    Manuel Soleado

    ResponderEliminar