9/12/08

el manifiesto desastre, nacho vegas (limbo starr) 2008

las cosas están cambiando también para nacho vegas. eso es lo que deducimos de pequeños detalles como que el manifiesto desastre, su cuarto trabajo de estudio, no empiece por un tema eminentemente musical como los tres anteriores, que haya una dedicatoria tan sentida en la galleta del cd o que haya decidido poner el manifiesto en mayúsculas y desastre en minúsculas en la portada del mismo (esto último es una idea tan de morrissey que esperamos poder entender pronto)

y a la vez, de todos esos cambios también podemos deducir que el manifiesto desastre no va a ser un disco como los demás. y no lo es

de lo primero que nos damos cuenta en la primera de las escuchas que le damos a este disco (hay que darle muchas, eso ya lo avisamos) es de que nacho vegas no ha dejado nunca de ser grande. por eso nos da temas como dry martini s.a., una de esas canciones suyas que nunca fallan, detener el tiempo, un poderoso retrato de uno de lostemas principales del disco, crujidos, preciosismo sacado de un hecho horrible, el tercer día, donde alcanza el registro más grave que le recordemos y morir o matar, el final épico que necesitábamos

en el resto del disco hay que ir rascando para obtener satisfacciones. en lole y bolan (un amor teórico) lo vemos jugueteando con el glam y el humor, en junior suite saca un villancico de donde es imposible, en nuevas mañanas hace una versión acertada del desconocido guy clark, en mondúber habla del amor atravesado por la geografía y con el lugar del amor opta por la venba discordante para dar una bonita letra a través de una ranchera

en conjunto nos encontramos con un disco que juega en otra liga, que nos devuelve al nacho vegas que queríamos tras tres años y medio de experiencias ajenas y en definitiva que, aunque quizá un poco menos, nos hace sentir el dolor, el mal, la oscuridad, la muerte, la droga y el paso del tiempo a su manera, en teoría

8 comentarios:

  1. todo ha cambiado en siete años. eso es verdad. y yo me empeño en exigirle a nacho como si las cosas siguieran igual.

    ya no hay mark spitz ni en sus canciones ni en mi vida. y si esto lo consigo asimilar seguro que disfrutaré del manifiesto como lo he hecho de los anteriores. si lo consigo.

    ResponderEliminar
  2. lo conseguirás, hombre, lo conseguirás... no es tan trágico

    la cosa era que hoy debía aparecer la crítica del disco sí o sí

    ResponderEliminar
  3. Cuando Lambchop sacó Ohio este año, era más de lo mismo pero se superaba; Nacho Vegas nos repite su eterna historia, pero yo por ahora no veo que rebase su propio listón.

    Como bien dices, me pueden faltar escuchas, pero mi paciencia es limitada salvo para nuevos valores, con los que soy más comprensivo y paciente.

    Y creo que Nacho, o se reinventa a si mismo, o pasará a engrosar la lista de los consagrados, liga en la que no juego, quizás porque no tengo el Canal +...

    Ojalá sea un cambio, una transición, un puente a una nueva vida.

    "No soy lo que pienso, soy lo que escribo."

    Saludos a todos, Ignacio

    ResponderEliminar
  4. pues es eso. que se repite pero no supera. esa es también mi opinión (vaaale, por ahora).

    pero también es injusto no valorarlo solo porque antes estuviera actos inexplicables. no sé, lo dejamos en que sigo sin saber.

    ResponderEliminar
  5. pues yo desde la segunda escucha he pensado que se supera, y me mantengo en lo dicho

    creo que cuando nadie esperaba nada de él, lo vuelve a dar todo con las canciones que menciono en el tercer párrafo, sobre todo con crujidos, que uffff... me duele todo

    ResponderEliminar
  6. ese disco no se merece un post, se merece que en cada ciudad hay un monumento con un plátano de bronce gigante.

    ResponderEliminar
  7. a mi el disco me gusta, bastante, así en general...

    ResponderEliminar