8/10/08

23 grandes éxitos, alaska y los pegamoides 1982

“vamos a pasarlo muy mal, llegando hasta el final”. y el final, sí, estaba muy cercano.

alaska y los pegamoides ya no eran una banda para cuando se publicó grandes éxitos, sino dos, o incluso tres. eduardo benavente había apostado junto a ana curra por la vía más oscura de la escena internacional del momento, berlanga y canut parecían disentir con sus canciones del look que mostraban en la portada y alaska (al menos por lo que las dos composiciones suyas del disco, ambas junto a ana curra, desvelaban) estaba más cerca de los primeros que de la pareja que en un futuro le acompañaría en dinarama.

y los catorce temas del lp son el fiel reflejo de aquellas disidencias. está la corriente más siniestra de redrum o estrategia militar, el arrebato funky que se convirtió finalmente en el himno mainstream de la movida y el pop perfecto del dúo berlanga/canut, que es el que dota finalmente de quilates al disco.

porque aquí está la segunda parte de aquel bote de colón ahora convertido en rosa y verde, el arrebato melódico de no sé por qué, la dosis de novela negra (que tanto le gustó siempre colar a carlos en sus letras) que parece contener la extraña historia de tokyo y un final de álbum apoteósico con el trío formado por secretos de belleza, vicky y llegando hasta el final, que demostraban que debajo de esas pintas de góticos se escondían algunos de los mayores genios de la música nacional. y han pasado los años y esa sensación sigue intacta, si no incluso reforzada.


para seguir la lista completa hay que pasarse por aquí.

3 comentarios:

  1. opinión totalmente reforzada

    de una época de la que todo el mundo ahora nos parecen genios ellos sobresalían precisamente por no serlo ni mucho menos parecerlo, eso es grandeza, coñe!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que este disco es un popurri que muestra la evolución contante de Alaska y su combo. Como pieza global tiene el valor de representar un momento, pero el disco tiene sus altibajos.

    Coincido plenamente en el increíble final del álbum y le doy el valor a Carlos de mantener la línea musical (pop) que a mi más me gusta, porque creo que Nacho ya estaba desviándose a otros derroteros. En cualquier caso, dúos como Nacho y Carlos son casi irrepetibles en el pop español, tanto por su obra como por su forma de vida.

    Y por si puedo seguir dando mi opinión, creo que ahora hay muchos más genios que entonces, pero falta un poquito de riesgo, de vanguardia, de revolución a fin de cuentas.

    Es mi opinión, ya lo sabéis, con todo lo limitadita que tengo la cabeza.

    Gracias por vuestra encomiable labor.

    ResponderEliminar
  3. bueno, yo creo que la disidencia más clara era la de benavente y ana curra. a nacho lo veo más cercano a berlanga.

    y a mí es que de este disco me gustan hasta las más siniestras. pero eso sí, el final berlanguiano es inigualable.

    ResponderEliminar