25/4/08

recordando discos: impermeable, carlos berlanga 2001

admiro a las vainica y admiro a berlanga, profundamente y sin justificación. sin conocerles, porque sí, porque yo admiro a quien me da la gana. y hoy sentía la necesidad de escribir sobre carlos y no se me ha ocurrido mejor excusa que impermeable, a mi entender, uno de los discos más infravalorados del pop español y el mejor de su carrera en solitario, incluso mejor que indicios.

impermeable es para mí como un regalo, una carta de despedida de alguien que se ha cansado de pelear y que no logré comprender en su momento porque, al contrario de lo que me ocurre en la mayoría de las ocasiones, lo que era evidentemente autobiográfico yo imaginé novelado. la decepción, el aburrimiento, la toalla tirada al ring que son las diez canciones de este disco en realidad no permitían más confusión que la del que no se atreve ver. en cul de sac, impermeabilizado, lady dilema o vacaciones está su vida, llena de indecisiones y de hastío, en wave su amor a jobim, en a cannes su maestría para encontrar belleza en lo que aparentemente parecía vulgaridad... un diario de alguien con la suficiente entereza, o falta de motivaciones, para despedirse a lo grande, sin la vergüenza o delicadeza de guardarse casi nada.

pero además, independientemente del fortísimo factor emotivo que contiene, el disco es una maravilla gracias a la producción inmaculada de ibon errazkin, que consigue aquí lo que posteriormente no ocurriría (pero que tampoco considero negativo) con el popemas de nosoträsh, tocar lo justo para que el protagonista sea el nombre de la portada y no el de la contraportada. el añadido perfecto a unas canciones que son indiscutibles, donde carlos demostraba su capacidad a la hora de elaborar melodías y, junto a nacho canut, encajarlas con las páginas de ese diario que siempre tuvo en su cabeza y cantarlas con una austera elegancia y cuidada distancia que solo está al alcance de los realmente grandes. como lo era él. como siempre lo fue desde kaka de luxe.

nos empeñamos en que las casualidades no existen, hacemos un esfuerzo por racionalizarlo todo, pero, a veces, nos quedamos sin argumentos. como cuando comprobamos que elefant, con solo un par de meses de diferencia, publicó dos de los tres o cuatro mejores discos de toda su discografia, éste y, un poco antes, en familia. un listón que, tristemente, está a una altura inalcanzable. a muchos muchos kilómetros.

4 comentarios:

  1. es que con este disco parecio que todo,alli arriba,donde los planetas y las estrellas,se alineo en una combinacion magica para que pudieramos disfrutar de este disco.y nosotros,aqui abajo,en la opcion cero,solo podemos quedarnos con la boca abierta (y la piel de gallina)

    ResponderEliminar
  2. probertoj16:47

    "ibon errazkin, que consigue aquí lo que posteriormente no ocurriría (pero que tampoco considero negativo) con el popemas de nosoträsh, tocar lo justo para que el protagonista sea el nombre de la portada y no el de la contraportada"

    Cierto. Y también es verdad que Nosoträsh necesitaban a Ibon y, de momento, lo siguen necesitando, ¿eh?

    ResponderEliminar
  3. bueno, más que a ibon, ahora mismo necesitan existir, porque no veo yo el presente de las de gijón muy claro.

    y lo cierto que a ibon lo necesitaría cualquiera. porque qué maravillas ha hecho con ana d, berlanga, nosoträsh y single. un genio.

    ResponderEliminar
  4. Coincidimos en que es el mejor de Berlanga con diferencia, es él mismo, con todo asumido, sin ningún tipo de pudor, complejo ni cortapisa.

    Aunque para mí A Cannes signifique otra cosa muy distinta ;) Lo hablamos...

    Un Abrazo

    ResponderEliminar