1/3/11

vol i dol, el petit de cal eril (bankrobber) 2010

Dol es el segundo videoclip que se realiza para el segundo disco de El Petit de Cal Eril, esto es, Joan Pons. En él, acompañado de una fotografía luminosa, en un espacio abierto (en este caso, una estación de servicio en cualquier lugar) podemos ver la esencia de lo que es El Petit de Cal Eril y este Vol i Dol, realismo mágico bien entendido e implantado bien fuerte a su lugar de origen. Ese lugar de origen es Guissona, Lleida (el acento lo delata), municipio de la Cataluña de interior, en el que Joan Pons proyecta canciones que se mueven entre lo fantástico y lo trágicamente real. Como en una película de Tim Burton (de las buenas), las historias que nos quiere contar nos llegan con un aura de pertenecer a un mundo distinto al nuestro, en el que por momentos se nos deja entrar, pero solo por momentos.

En Vol i Dol, Joan Pons habla de la vida, de la muerte, del entorno que nos rodea, de lo que somos y de lo que seremos, y lo hace de la manera más precisa y poética posible, también, y a la vez, de una manera muy narrativa. Uno se queda con la impresión de que se busca siempre la dualidad, el reverso de las cosas.

En el álbum (que apareció en nuestro resumen de 2010) se suceden grandes canciones, que merecen una escucha atenta y precisa, canciones como Cau la neu, Cendres o Partícules de Déu. Temas que te atrapan, a bocajarro, sin saber bien por qué y de los que no te puedes desprender. También hay momentos más amables (en lo musical) como Dol, Busca i captura o Poca pena, en los que se acerca a ese Mediterráneo tranquilo y apacible en el que vivimos.

Antes de que te des cuenta, y mucho antes de que se acabe el disco, ya estás dentro de ese mundo del que hablaba, y estás deseando no salir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada