18/1/11

recordando discos: no podemos volver a casa, mirafiori (autopop - elefant) 2006

Va siendo hora de ser justos. Cinco minutos es uno de los mejores ep's de los últimos años, número 6 en nuestra lista de los mejores de la década pasada. Antes, hubo dos maquetas con varias canciones y luego, Mirafiori (a la postre Nacho Fernández) publicaron en 2006 a través de AutoPop, un sub sello de Elefant, No podemos volver a casa, su primer y único disco. Disco que ha ganado cada año más desde el día de su salida, y que a día de hoy se antoja toda una delicia, todo un must. Quizás uno de los discos que más desapercibido ha pasado e injustamente tratado de los últimos años. Y es que basta con escuchar canciones como Agujeros en la arena, Recuerdos del lago artificial o Hasta que vuelva para no poder parar de escucharlas hasta el infinito.

"Y nos sentimos tan seguros en un verano para siempre, pero el tiempo sigue pasando, se va por cada nuevo aguijero"

"Como todo era tan sencillo no advertimos que llegaba el frio, y en invierno ya no habría sitio para nosotro y nuestros abrigos"

Nacho Fernández, a vueltas con el tiempo y su paso, escribe sobre los pequeños detalles, pero de los que nos traen a la memoria cosas mucho más grandes e importantes, no siempre con el mejor final pensado. Y lo acompaña con su cálida voz y un pop acogedor y cálido, atemporal.

Con el respaldo (también en el diseño gráfico y las ilustraciones de la portada y libreto) de Gregoria Soria de Annika y Guille Mostaza de Ellos, Mirafiori nos entregaron un tesoro al que poder regresar en cualquier momento, un disco magnífico que clama que le dediques el tiempo que necesita. El necesario para que ya no puedas olvidarte de él.

7 comentarios:

  1. Tenía tantas esperanzas puestas en este disco después del fantástico EP que me llevé una ligera decepción.

    Eso sí, la canción de Mirafiori de "Las reglas del juego" para el último recopilatorio de Annika me parece de lo mejor que le he escuchado.

    ResponderEliminar
  2. Que vuelvan MIRAFIORI! Qué buenos son!

    ResponderEliminar
  3. Pues sí. Este es uno de mis cinco discos favoritos de todos los tiempos realizados por aquñi y que más han sufrido la injusticia del olvido colectivo. Ya su publicación fue un suplicio, ya que estuvo en tierra de nadie durante meses hasta que apareció como de tapadillo en un sello secundario vinculado a Elefant, pero eso no quita la brillantez de esta gran obra maestra en la que letras y música se combinan para ofrecernos una magnífica lección de material bien hecho.

    Disfruté a Mirafiori en un acústico delicioso en la FNAC y en un concierto de despedida en la NEU, en el que dieron punto y final a una carrera musical cargada de joyonas intemporales y ninguneadas. Este disco debería haber alcanzado el estátus de culto del disco de Family, porque se lo merece.

    Nacho apareció acompañando a Carlos Lagos de Hinault en su proyecto como Los Directivos, pero espero ansiosamente que - en medio su ajetreada vida como ejecutivo paneuropeo - encuentre tiempo para volver a regalarnos exquisiteces de este tipo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Buenísimo! Qué bien que lo rescatéis para que no se quede en el olvido.
    Yo también espero que Nacho se deje de gamberradas y vuelva a componer sus propias canciones. Tiene talento de sobra para ello.

    ResponderEliminar
  5. formigones12:53

    me ha encantado la entrada

    a mi en su momento me decepciono un poquito porque no me parecía a la altura del impresionante EP, pero luego es de esos discos que no dejo de escuchar cada x tiempo, eso si ponerlo a la altura de family me parece un poco exagerado

    además de la que cita SSP, también era espectacular que metió en el recopilatorio de jabalina sobre la navidad

    definitivamente no se le ha hecho el caso que merece

    ResponderEliminar
  6. a mí también me decepcionó un poco este disco, mientras que el ep sí que me parece impresionante. pero es uno de esos discos que van ganando nuestro afecto con el tiempo y cada vez me gusta más.

    ResponderEliminar
  7. Fue un disco injustamente ignorado en su momento. A mí me encanta especialmente el (deprimentísimo) hilo conductor de todas sus canciones.

    ResponderEliminar