17/11/10

conciertos: surfer blood/interpol, 13/11/2010, sant jordi club, barcelona

Tras el sábado más pop con The Drums y The Sound of Arrows, el domingo tocaba algo más rock, quizás, con Surfer Blood e Interpol en el (lejano, muy lejano) Sant Jordi Club del Palau.

Normalmente a los teloneros no se les suele echar muchas cuentas, pero en este caso había que estar allí pronto para ver a los prometedores Surfer Blood (foto superior). A Surfer Blood ya les vimos en el primavera sound de mayo, y gracias a que me dejaron muy buen sabor de boca, me apetecía volver a verlos de nuevo. Y sí, son unos muchachines, pero sus canciones sobre el escenario suenan contundentes, tocadas con fuerza y con ganas de ser grandes. Cuentan ya con temas que lo son, como Swim, Floating vibes o Harmonix, que insitu suenan pelín más sucias. Que es un tópico, sí, pero estoy seguro que nos van a dar más de una alegria.

Pero a lo que yo había ido en un principio a Barcelona era a ver a Interpol (el resto han sido sorpresas que se fueron añadiendo con los días). Iba receloso, no lo negaré. Su último trabajo no es precisamente todo lo que uno esperaba, pero el domingo esa sensación se fue lejos, muy lejos.
No se me mueve un pelo cuando digo que son uno de los grupos que tienen mejor directo hoy en día. O por lo menos de los que yo he visto, que ya son unos cuantos.


Controlando la situción en todo momento, con una profesionalidad aplastante, y un sonido inmejorable, hicieron sonar todas las canciones que un fan quiere escuchar cuando va a un concierto suyo (a lo mejor faltó Say hello to the angels, que en Bcn cambiaron por Obstacle 1).
Poco menos de hora y media que a mí me pareció pasarse en tres minutos en los que uno no paraba de alucinar con los neyorquinos, con la pasmosa facilidad que tienen para llevar al infinito cada una de las canciones de su discografía, incluso las que pasan más desapercibidas.
Interactuando con él, Interpol se metío en el bolsillo a todo el recinto, cerrando el intenso fin de semana de la mejor manera posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada