23/6/10

a memory is better than nothing, television personalities (rocket girl) 2010

antes de empezar a escribir sobre el nuevo disco de tv personalities he intentado hacer un pequeño ejercicio de autocrítica y aceptar que yo soy uno más de esos capullos que han trasladado la vida privada de dan treacy (o los rumores sobre su vida privada más bien) a la música del grupo, y que no consiguen valorar esta última sin lo primero. me cuesta horrores olvidar la leyenda, obviar quién está cantando mientras escucho cualquier tema de la banda, y abstraerme de sus adicciones, acciones y contradicciones para centrarme exclusivamente en lo musical. me cuesta tanto que no me creo capaz de hacerlo.

así que sí, cuando comente que a memory is better than nothing suena esquizofrénico es casi tanto (o casi más) por lo que representa como por lo que es. y también cuando lo presente tan desquiciado en lo musical como imagino a su líder en lo personal, o tan hermosamente alucinado como cualquier viaje de ida y vuelta de dan. y todo es porque en el fondo estoy casi convencido de que el disco de 2010 de tv personalities es lo que es tanto por lo que ha sido la banda en el pasado como por lo que ha sufrido dan treacy en todos estos años. y eso, al final, me hace imaginarlo incluso más grande e importante de lo que lo es.

pero de todas formas en a memory is better than nothing hay tanto que rascar que tampoco necesitamos muchos aditivos para defenderlo. se abre de la mejor manera, con un arrebato indie pop que sienta cátedra y confunde a quien espere un disco animado, porque es todo lo contrario. excepto en my new tattoo, que les acerca a sus inicios más punkis, el tono del álbum es bastante más introspectivo. siempre desarbolado, con un evidente protagonismo de la peculiar forma de cantar de dan, y alcanzando alguna cota de emotividad solo comparable a la de los clásicos de su carrera.

the girl in the hand me down clothes, she's my yoko funny he never married o walk towards the light van preparando el terreno, jugando a bajarte las defensas, para que come back to bed te vacíe con su extrema, extremísima, languidez y fragilidad. y, aunque algunos temas menos trascendentes (como all the things you are o los titulares de los dos singles publicados en elefant, the good anarchist y people think that we're strange) dejan el nivel de este disco por debajo de aquel retorno insuperable que es my dark places, ese miedo a la decepción que tv personalities siempre llevan consigo a cuestas creo que aquí se queda solo en eso, en un miedo que se cura en un par de escuchas.

y sí, no lo puedo evitar, dan treacy me cae bien. aunque sepa que si lo conociera igual terminaba pensando todo lo contrario. pero la vida es así de visceral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada