1/12/09

mi vida en directo: concierto homenaje a un soplo en el corazón, 18/5/2004, baobab, sevilla

el baobab, ese bar que, como todos los sueños, duró justo lo que tardamos en despertar, iba a llamarse en un principio estrellasylimones. por eso aquel homenaje al disco de nuestras vidas que finalmente coincidió con el segundo paso del camino de estrellas multicolor que llevaba hasta la casa de invierno cobraba más sentido aún allí, en un local pintado de naranja y blanco, hecho solo con emociones y con toda la falta de cordura que produce el dar prioridad al corazón frente a la cabeza.

el baobab no era mi bar, pero en muchas ocasiones sentí que había sido hecho para mí, para los martes de estrellas y limones, los miércoles de inercia (¡oh! la inercia) y los viernes de dolores. y claro, empezar de cero allí, escuchando las versiones del disco de family que cris shizuka preparó para la ocasión, viendo aquel local abarrotado, a fran disfrutando, a davis (por entonces aún desenfocado) haciendo fotografías, a antonio y las chicas punk rematando el homenaje y a mí escuchando las mismas canciones que días antes había seleccionado y las imágenes que había preparado para que fuesen proyectadas durante el concierto se convirtió en uno de esos momentos a recordar de (sí javi, aquí también está de nuevo) aquello que tu y yo decidimos llamar tuyyo. como el beso en el elogio del horizonte, el chicle cosmos de la casa azul en un coche sin papeles, el verano de caipirinhas en el chipi/chape o el diecisiete de octubre de dosmilsiete.

excepto para algunos cuantos, este concierto ha quedado en el olvido. del homenaje no se va a encontrar ninguna crónica, nada excepto estas palabras o esta foto que davis desenfocó mientras tuyyo hablábamos de no dejar que acabe nunca el soplo en el corazón. no hay casi nada que certifique que existió y nada que justifique que sea el concierto de mi vida. pero en estas cosas, en las importantes, yo también dejo que ganen las emociones.

será que sí, que como el joven lagarto, en el fondo soy un sentimental.

6 comentarios:

  1. qué bonico... no sabía yo dela existencia de este concierto homenaje

    ResponderEliminar
  2. Fede09:55

    Era mi época autista y me lo perdí y no sabes como lo siento. Aunque en parte y por mucho motivos siento como si hubiese estado alli...

    ResponderEliminar
  3. El otro día precisamente hablábamos de este concierto. Aunque que conste que no fui yo sólo el que preparó las versiones, que lo hicimos entre Raúl y yo (ambos entonces en Shizuka) y Mery (actualmente en Berlín). Pero sí, es una de las mejores de las mil cosas especiales que pasaron en el Baobab...

    ResponderEliminar
  4. fran23:41

    empezar de cero suele acompañarse de un tapiz de emociones tejido a base de incertidumbres e ilusiones, pero realmente la cota cero suele estar mucho más atrás en el tiempo. un devenir casual de acontecimientos ...golpes inesperados y mal encajados, viejas charlas de universitario idelista e iluso o la velada musical en un sofá rojo de un salón con luz cyan ...proyectaron en su día las ideas necesarias para crear la semilla de la ilusión, imprescindible para tomar la decisión de empezar de cero.
    baobab no pudo ser, estrellasylimones tal vez será algún día, si un devenir casual de acontecimientos culmina en el beneplácito de manuel.
    ¿alguien sabe cómo llegar a empezar de cero sin la semilla de la ilusión?

    ResponderEliminar
  5. supongo que se puede. porque decirte que te sientes a esperar que llegue una botella no es lo suyo, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  6. y el como un aviador interpretándolo a capella, tembloroso y con maximo respeto. nunca, nunca, se me olvidará aquello.

    como tampoco podre olvidar, gracias al enlace del fotolog de davis, que perepi me conocia como ''el falso mandy''.

    mandy cojones!!!

    ResponderEliminar