8/9/09

la Pitchfork, la puntuacion en los discos y su relevancia

En la crítica de Japandroids que colgamos esta misma semana en esta
página yo comentaba que había tenido un 8.3 de puntuación en la
Pitchfork. Lo comentaba a modo de resaltar la relevancia que había
tenido el disco, ya que con esa puntuación es uno de esos álbumes que

en la web americana llaman Best New Music.
Para mí Pitchfork es ahora mismo un medio de referencia. También se
que Manolo y Nacho pasan bastante de ella. Incluso comentan que ya ha
perdido el norte, casi (con las diferencias que ambos medios tienen)
lo que le ha pasado a la Rockdelux en nuestro país. Yo me sigo fiando
de la web, incluso les suelo prestar especial atención a esos discos
que ellos resaltan, ya que en la mayoría de los casos suelen coincidir
bastante con mis gustos. Vamos, que es un medio del que me fío
bastante. Aunque hacen gala de esa práctica de puntuar los discos.
Esa curiosa práctica. Que es lo que hace que puntues un disco con,
por ejemplo, un 5.3? De donde salen las tres centenas? Que extrañas
razones hacen que pongas una coma y un determinado número?

Y eso ocurre en estos tiempos en el que ya, la verdad, la opinión de
los medios siempre llega tarde porque escuchamos los discos mucho
antes de que cualquier profesional hable de éllos, incluso en
internet. Realmente ahora mismo esos medios profesionales han perdido
vigencia porque en muchos casos es más interesante la visión que pueda
tener cualquier persona que los escucha en su habitación y sube su
opinión, no condicionada ni manipulada, del mismo.

Contradictorio? En estos días en el que no damos a basto de escuchar
discos (en todo caso, demasiados), creo que hay que tener una serie de
puertos en los que poder amarrar. Yo personalmente, siempre filtro
entre lo que me llama la atención especialmente, recomendaciones de
los nadadores, y varios medios. Aún con esas, siempre me da la
sensación de no poder escuchar nada de tanto de lo que la gente habla
maravillas. El mal de la vida moderna? El no estar nunca saciados
porque sabes que hay muchísimo más de lo que nunca podrás abarcar? Sí, debe de ser algo de eso...

(el logo está tomado de la edición veraniega de su festival del pasado mes de julio)

11 comentarios:

  1. pregunto desde la más pura ignorancia y con la única intención de aprender sobre lo que uno no sabe. acerca de pitchfork y rdl: ¿cuál es/era el norte para ellos? ¿y para vosotros? ¿y en qué momento estos medios lo perdieron? ¿existió una línea editorial que se fue modificando con el tiempo? ¿cuál creéis que era ésta y cuál creéis que es la actual?
    gracias.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  2. yo tampoco creo que hayan perdido el norte, sino que más bien se han dado cuenta de que han perdido la capacidad de influir e otros medios (que antes esa capacidad era brutal) y a veces como que hacen cosas para llamar la atención que parece que se les está yendo la olla...

    ResponderEliminar
  3. pues yo creo que la rockdelux sí que ha perdido un poco el norte, como también ha cambiado un poco su línea editorial...creo que hace un tiempo eran más críticos, más radicales. de un tiempo a esta parte me parece que han suavizado un poco eso. también creo que han dejado de cubrir aspectos (como el underground nacional) que a lo mejor antes si que intentaban cubrir...

    como comento arriba, sobre pitchfork todavía no me parece que hayan cambiado mucho, tampoco hace tantos años que la sigo como para darme cuenta de algún cambio...

    ResponderEliminar
  4. Entiendo el primer comentario, pero creo que el Norte lo marcamos nosotros mismos, con nuestros gustos. A mi me ocurre lo mismo que a Javier. Pitchfork sigue dando en el clavo de lo que me gusta y RDL no. Este verano he pillado un Mojo y tampoco.

    Por si sirve de consuelo, la Nadadora, Romper a bailar, Lito, la Mochila o Flaming Milk dan siempre en el clavo, o casi siempre.... En efecto, los medios alternativos, no tradicionales, están más cerca de mi Norte que la prensa escrita.

    Eso sí, seguro que estoy desorientado....

    ResponderEliminar
  5. Odio esa tendencia a puntuarlo todo, especialmente cuando las puntuaciones mas que una imposición editorial (la gente quiere puntuaciones, que leer es muy aburrido) parecen muy meditadas y tomadas en serio por los propios "puntuadores". Creo que es el caso de Pitchfork, donde se toman muy en serio pero luego hacen algo tan infantil como puntuar con centesimales y todo y crear unas sección especial con aquellos discos que superan el 8. De las reseñas de jenesaispop y el posterior hilo de comentarios juzgando si X disco merece X puntuación o no en lugar de discutir la crítica en sí mejor no hablamos.

    RDL anda bastante sin rumbo desde que con internet han florecido todo tipo de publicaciones e incluso sus lectores van por delante. No parecen tener muy claro por donde tirar y Santi Carrillo, aparte de escribir en ese tono de semienfado perpetuo, no parece la persona mas adecuada para dirigir la revista en estos tiempos. Eso sí, aun no han tocado fondo. Eso ocurrirá el día en que añadan un numerito a las reseñas de discos.

    ResponderEliminar
  6. yo pienso un poco como ark, que rockdelux, más que perder el norte, están perdiendo una guerra a la que, imposiciones físicas mediante, andan llegando siempre tarde.

    comparar un medio online como pitchfork con una revista en papel como rockdelux es, hoy día, echar a un cristiano a pelear con los leones. el lector se ha acostumbrado a leer entre las líneas de su monitor, a lo rápido y sin calma, y las noventa páginas de reportajes sesudos cada vez pesan más.

    es ovbio que los tiempos están cambiando y la prensa musical de papel tiene que ir pensando qué hacer para sobrevivir a tanta sobreexpisición. es difícil, pero utilizando la cabeza, a veces el cristiano puede ganar al león, ¿o no? yo, cada enero me lo pienso y al final vuelvo a caer. la próxima batalla en tres meses.

    ResponderEliminar
  7. Albertone19:45

    A Rockdelux lo único que le queda para que no la deje de seguir la gente (de comprarla creo que mucha gente pasa, los CD's que dan tampoco ayudan demasiado) es crear una web con actualizaciones diarias fuera de lo que luego publiquen en la revista, porque vamos, te pones a leer el día 3 de septiembre (día en que yo me compré el número con Cohen en portada) la sección de noticias y es que te descojonas del desfase. Y ese desfase es el mismo que tiene el señor Carrillo en su carta mensual de abuelo cebolleta luchando contra los molinos pensando que son gigantes.

    ResponderEliminar
  8. lo de los cds hoy en día son la injustificable excusa para cobrar 5 euros por número. porque habría que contar cuantos se quedan por la casa sin tan siquiera abrir. en mi caso, que yo recuerde, todos desde aquel del concierto del siglo que organizaron ellos. y es que internet es muchísmo más rápido y eficaz que esos recopilatorios insulsos.

    ResponderEliminar
  9. muy interesantes todos los comentarios sin duda. si he comprendido bien parece ser que la decadencia de rdl está sobre todo relacionada con el impulso de los medios digitales. como apunta manolo la clave es la inmediatez que buscan tanto el que publica la crítica/reseña/notica como el que la lee. todo esto sumado a esa cierta dejadez crítica que indicaba javier...
    ya dije en mi anterior comentario que apenas conozco estos medios. pero por otro lado conozco un poco mejor los que se dedican a la crítica cinematográfica. lo que me lleva a hacer algunas comparaciones. y es que hace 2 años y medio apareció la edición española de Cahiers du Cinéma y le arrebató un buen número de lectores a una Dirigido por... que de modo muy similar a RDL llevaba ya muchos años a la deriva. e incluso Cahiers ha conseguido tener cierta influencia en otros medios (la que una revista de sus características puede tener, que no es mucha en todo caso). lo curioso es que Cahiers se asemeja bastante a RDL en cuanto a contenidos. Me refiero a esos reportajes sesudos a los que hacía alusión manolo, a entrevistas de 4 páginas a algún músico/cineasta... es decir, ambos son medios a los que la inmediatez y el ser los primeros en contarlo parece importarles más bien poco. y los lectores de Cahiers lo saben. ¿no ha sido así siempre la RDL? ¿está desapareciendo el tipo de lector que le era propio? ¿es que hay cinéfilos a los que les gusta comerse la cabeza un buen rato pero no hay amantes de la música de la misma calaña?
    disculpas por semejante parrafada.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  10. pues me atrevo a derivar, ya que estamos. bajo mi impresión, esta diferencia entre el lector de cine y el de música puede tener su sentido. esto podría deberse a que el hecho de disfrutar del cine exige ya dos horas seguidas de atención, dedicado plenamente a ella, mientras que la música se ha convertido un poco en comida rápida. te bajs el disco, lo escuchas mientras visitas un par de webs y al siguiente disco.

    de esta forma, acostumbrado a esta nueva forma de disfrutar la música, terminas pidiendole lo mismo a la prensa musical. y claro, quien a una película le dedica el esfuerzo y atención necesario, pues después no le importará hacerlo a cualquier crítica o artículo, ¿no?

    que sí, que todo está cogido con pinzas y casi mejor que no me desbaratéis la teoría porque soy el primero en saber que no tiene mucho fundamento. pero no me la podía quedar para mí.

    ResponderEliminar
  11. qué va manolo. si tiene mucha lógica tu teoría. que somos animales de costumbres! pero es que por pocos que sean tienen que quedar aún algunos de aquellos que se ponen el disco y se sientan a exclusivamente escucharlo y leer sus letras(incluso cuando es bajado de la red). y acaba el disco y como es nuevo se lo ponen otra vez. porque no es lo mismo oír que escuchar. es una bella costumbre, ojalá no desaparezca.

    ResponderEliminar