22/1/09

indiepop cap4: algunos discos de sarah

sarah records es un sello mítico, a rendir pleitesía hasta para quienes no comulgan excesivamente con su sonido. nadie se atrevería a reprocharle nada y cada uno de sus lanzamientos se ha convertido en un icono de la independencia musical.

obsesionados por el formato de 7”, solo la evolución del mercado les hizo pasar tanto al de 10 como al de 12 pulgadas. cuidando cada detalle y mimando al comprador, matt y clare consiguieron (supongo que casi sin quererlo) mostrarse no como los responsables de una pequeña discográfica, sino más bien como la mejor definición de una forma de entender la música, de disfrutarla y de distribuirla que ha sido imitada y repetida desde entonces por multitud de amantes del pop en toda la geografía desde entonces (¿os suena cloudberry records desde perú?).

habrá quienes se conozcan de memoria cada una de sus cien referencias, quienes hayan dedicado su vida a coleccionar incluso los sobres en los que llegaba cada uno de los vinilos desde bristol, a leerse y releerse cada nota fotocopiada que incluían en la carpeta, y a recitar si fuera necesario el texto con el que se despedían en 1995. y a mí me habría encantado poder hacerlo, pero no lo he hecho. yo solo he conseguido, y amparado por la venta de segunda mano, llegar a unos pocos (menos de diez) discos entre singles y minilps de heavenly, field mice o talulah gosh y a tener en un triste disco duro la colección en mp3 de noventaynueve singles que no logro abarcar por mucho que quiero e intento.

y tal vez sea por ello por lo que me ha costado menos decidirme a la hora de escoger dos álbumes (aunque me ha dolido no incluir el london weekend de another sunny day), ya que el hecho de tener originales el 10” de field mice y el minilp de heavenly han jugado, y mucho, a su favor. así que, en la que puede ser la decisión menos acertada de todo el especial, estos son mis discos favoritos de sarah records.

snowball, the field mice 1989
the field mice pueden liderar la cara más melancólica del sarah, con canciones cercanas al dream pop, de toques electrónicos y mucho menos inmediatas que las de otros artistas del sello. influenciado por bandas como new order o incluso su precedente joy division, bob wratten utilizó (especialmente en el 10” que he seleccionado) la música para exteriorizar su universo atormentado, el de un chico tímido al que las relaciones no le han ido demasiado bien.

y snowball tiene mucho de ello. si, quizás, sus canciones más alabadas son las titulares de dos de sus singles previos, emma’s house y sensitive, la colección que aparece en este disco es sencillamente abrumadora. desde el punto new order de let kiss and make up, con la que se abre la primera cara hasta la profundidad de the letting go (que me lleva incluso a los cure de disintegration), con la se cierra el disco, no hay un solo minuto que no sea imprescindible en el disco.

atacando al público sarah desde otro frente, the field mice (y bob wratten en concreto) logró con cada una de sus referencias crear un sentimiento de adoración a su música que, aunque tal vez en menor medida, aún dura con trembling blue stars, su proyecto actual y donde sigue guiándose por los mismo referentes y debilidades. las de un wratten introvertido y sensible, que esconde sus sentimientos y los dibuja con canciones.


heavenly vs satan, heavenly 1990
un disco de heavenly. uno de una de las discografías más maravillosas del pop. uno que, además, no sea un 7”. he empezado este texto nosécuántas veces. he cambiado lo de heavenly vs satan por le jardin de heavenly otras tantas y al contrario. he hecho de tripas corazón y, a pesar de que yo quería escoger el disco que tiene el dueto de amelia con calvin johnson en c is the heavenly option, al final me he decidido por el álbum que me parece más completo, la referencia 603 del sello.

y he elegido heavenly vs satan porque creo que es el lp que mejor define a la banda. aquí puedes encontrar aún restos de lo que fue talulah gosh, de ese pop-punk festivo y optimista, pero ya se aprecia, especialmente en shallow y wish me gone, que la banda sigue evolucionando de forma acertada hacia canciones menos directas pero igual de mayor calado. y, bueno, si no tiene c is the heavenly option pues está la que recuerdo como primera canción del grupo que escuché, cool guitar boy.

y sí, quería escribir muchas más cosas sobre el grupo, pero entonces, buscando por inetrnet, llegué a este artículo y las ganas de escribir se convirtieron en ganas de leer a quien lo hace mejor. en todo, el artículo y los comentarios.

14 comentarios:

  1. Hola Manolo,

    Me está gustando muchísimo esta serie de artículos, enhorabuena.

    En cuanto a Sarah....me opinión es que todo está demasiado mitificado. Aunque no hubiera dicho esto hace diez o doce años, también es cierto. Supongo que el tiempo hace ver las cosas con perspectiva, y de igual modo que la "historia" está magnificando todo lo que rodea a Sarah, yo cada vez lo veo más como uno de tantos sellos independientes de entonces, sin duda mi favorito, pero hubo antes, durante y después otros sellos con una actitud tanto o más digna que la de Sarah Records.

    No sé si me estoy expresando bien, no me gustaría echar por tierra a Sarah Records, ni mucho menos, pero quizás el haber ido pillando todas sus referencias poco a poco en aquellos años impide que deje de considerar al sello como algo diminúto, minúsculo, aunque genial, sin duda.

    Con Heavenly, pese a que yo siempre me quedaría con su primer 7", estoy totalmente de acuerdo con tu elección. El Heavenly vs Satan es mi Lp (Mini-Lp) favorito de ese Indie Pop candoroso y dulce que tanto nos gusta.

    Es curioso, hace años que no me pongo un vinilo de Sarah Records, creo que va siendo hora de rescatar de nuevo a tocas aquellas bandas y volver a sentir emociones que olvidé hace tiempo. Gracias por tu comentario de hoy.

    Un abrazo,
    Manuel Soleado

    ResponderEliminar
  2. pues aprovecho tu comentario para agradecerte a ti y a quienes ya conoces por permitirme hacer este especial que sé que no habría existido de no llevar tiempo leyendo todos esos blogs (entre los que se incluye, claro, 360º) que tengo en favoritos y que me han ayudado a conocer mejor una música que empecé a escuchar hace poco más de diez años.

    sobre la importancia de sarah, pues tú mejor que yo para cuantificarla, pero creo que de pocos sellos se podría decir que se han comprado sus referencias sin mirar el grupo (¿siesta?). y eso dice mucho de un catálogo.

    ¿qué después todo lo magnificamos? pues claro, porque eso es lo que nos mueve a escuchar, comprar y escribir sobre música. esa emoción exagerada.

    ResponderEliminar
  3. Hola!!

    me ha hecho ilusion volver a leer un articulo sobre sarah rds. Como dice Manolo, ahora esta demasiado mitificado, pero es algo que suele pasar con todo, se le da mas valor del que tiene con el paso del tiempo. Para mi Sarah en los 80 fue como la biblia para un catolico, un referente en el dia a dia, y cada disco que sacaban era una ilusion que casi siempre se veia convertida en realidad al recibir el 7" en cuestion.

    Ahora probalbemente no sienta lo mismo, pero algo especial ocurre cuando cojo un disco de Heavenly o ASD o Field Mice y veo impreso Sarah 030 o la referencia que sea en la contra de la carpeta.

    Hoy justo he estado colocando mis singles en mi nueva estanteria :-) y he tenido la oportunidad de ver algunos de esos adorados singles que seguro que pondre en estos dias.

    Y por cierto, gracias por el comentario sobre 7iete pulgadas

    Un abrazo,

    Alex

    ResponderEliminar
  4. pues es curioso, pero casi todos los que comprásteis en su día todos esos discos, y los lleváis escuchando desde entonces lo veis como más normal, mientra que nosotros, que hemos llegado tarde a ello, lo tenemos todo en un pedestal del que no tenemos intención de bajarlo.

    igual eso mismo le puede ocurrir hoy a un fan reciente del indie nacional de los noventa (que sí controlo más), que me pregunta y le digo que eran cuatro grupos y diez conciertos, con quince personas y un sonido espantoso. pero, ¿y lo importantes que nos hacía sentirnos por el mero hecho de estar allí? pues eso creoq ue os debería ocurrir a vosotros con este tema.

    ResponderEliminar
  5. Joder Alex, yo te hacía por Londres :-) He recibido los discos de B-Flower, muchísimas gracias :-)

    Manolo, en cuanto al tema de comprar discos de un sello sin mirar de qué artista se trataba....este es un tema al que le he dado muchísimas vueltas en conversaciones con amigos, la última vez hace un par de días sobre la cuestión de comprar o no 7" en la actualidad.

    Yo soy de los que creen que la mejor música es la que todavía está por escuchar, pero sí es cierto que las nuevas tecnologías han cambiado un poco mi forma de parecer respecto a la compra de los discos. Ahora es tan fácil publicar todo un cd, cuesta tan poco dinero y tiempo hacerlo....comentas que había gente que compraba todas las referencias de Sarah sin importarle de qué grupo se trataran, Alex, yo y otros muchos conocidos y amigos lo hacíamos, pero esto también nos pasaba con otro montón de sellos de la época. En realidad por aquel entonces yo era más de sellos que de grupos, y me gustaba tener todas las referencias de mis sellos favoritos. Esto era así porque un grupo para publicar un "mísero" 7" tenía que sudar sangre, pensándoselo mucho y metiendo en el disco las mejores tres o cuatro canciones compuestas en años de carrera, ahora cualquiera puede publicar todo un cd, porque hay un montón de pequeños sellos dispuestos a publicar cosas que hace veinte años no hubieran pasado el "control de calidad". En ese sentido creo que había una proporción mayor de discos buenos que en la actualidad. Hoy día tan solo sigo coleccionando los catálogos completos de Siesta, Matinée...

    No sé, yo lo veo así. De todos modos, yo me quedo con el presente, el pasado es bonito pero ya quedó atrás :-)

    Un abrazo,
    Manuel Soleado

    ResponderEliminar
  6. jejejeje, Manolo, creo que acabas de dar en la diana respecto a gran parte de la mitificación de cualquier movimiento, sello, disco, escena....

    Los 90's, todo el rollo de aquel noise pop infumable....pues entonces resultaba esperanzador, aunque muchos de los grupos no te gustasen nada, aunque pasaras una vergüenza tremenda por ver (por poner un ejemplo) a los Vancouvers con tres personas más como público, y eso que hablo de un grupo que estaba bien....piensas en aquello y no había más que cuatro gatos mal contados moviendo y asistiendo a todo. Ahora parece que aquello fue otra cosa :-)

    De todos modos, calidad aparte, gracias a esos años ahora la cosa ha cambiado un poquito en nuestro país, así que...aupa con el noise pop :-)

    Personalmente creo que no tengo mitificados los 80's, ni Sarah, ni nada de eso porque siempre estuve un poco aislado, yo era un chaval que vivía en un pueblo de 5.000 habitantes y le escribía a unos chicos llamados Matt & Clare que estaban en Bristol y publicaban unos discos muy chulos, pero vamos, como si hubieran vivido en el pueblo de al lado, porque no tenía esa sensación de estar en contacto con nadie que fuera a cambiar el Indie Pop :-) La información era la que me llegaba a través de la cartas que me escribía con gente de muchos países y de algunos diminutos fanzines, poco más....

    Saludos,
    Manuel Soleado

    ResponderEliminar
  7. claro, tienes razón con lo de que han cambiado los tiempos. y lo piensas y es que, hoy en día, es tan sencillo escuchar un disco antes de comprarlo que nadie tiene que confiarse al critero de ningún sello.

    yo a veces incluso pienso que todo era más especial antes que hoy en día con el volumen de información que nos aporta internet. pero a ver de qué iba a conocer toda esa música que escucho hoy en día si no es por la red.

    en cualquier caso, que sepáis que os envidio por todos esos discos que quisiera tener y no tengo.

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, yo también creo que la manera de comprar discos antes era más especial, tenía más encanto. Te llegaban los catálogos de venta a casa y al cabo de los años sabías si te podías fiar de los comentarios del vendedor o no, aprendías cuales eran las palabras claves a buscar dentro de un comentario para saber que el disco te iba a gustar, qué triquiñuelas tenía el vendedor para poner bien un disco que no le había gustado mucho...en fin, todo un arte, ríete tú del CSI :-)

    Lo de la "envídia", yo también envidio a amigos que tienen colecciones (de vinilo, al cd no le tengo aprecio) más completas que la mía, y supongo que ellos también envidiarán a alguien.....aunque he de confesar que esa "envidia" se me ha pasado un poco desde que mi novia me "ordenó" organizar en las estanterías todos los discos que tengo tirados por casa. Con lo felices que eramos cuando nuestras colecciones eran de 20 ó 30 discos :-)

    Un abrazo,
    Manuel Soleado

    ResponderEliminar
  9. pues yo también le he perdido un poco el aprecio al cd, pero espero recuperarlo porque tengo como cuatro veces más cds que vinilos. los noventa, que fueron muy malos.

    y ordénalos, hombre, que a los discos hay que tratarlos medio bien.

    ResponderEliminar
  10. justo en estos momentos estoy montando más estanterías de IKEA. Me he quedado sin espacio para las nuevas adquisiciones -:)))- y las que están a punto de llegar (!!!!!)

    Oh, Sarah Records... ¡¡¡Qué tiempos !! ¡¡¡Y los tiempos pre-Sarah también!! Para mi representa el triunfo del indiepop más radical y mejor planteado. Un momento de gloria de la INDEPENDENCIA que ocurrió, pasó y desapareció, como sucede con tantas cosas. Esas esperas interminables al cartero, esos giros postales ... bueno, los giros son los paypales de ahora, y las esperas del cartero aún siguen ... vamos, que después de un porrón de años tampoco parece que estemos evolucionando mucho ... más bien todo lo contrario. Sobre el "coleccionismo" de sellos, la verdad es que hoy por hoy he perdido el respeto por casi todos. Mucha morralla por ahí.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. qué bonito todo lo que contáis, y qué pena no haberlo vivido

    ResponderEliminar
  12. Ejemmmm, los discos están perfectamente ordenados, Manolo. Soy un maniático de la catalogación :-)

    El problema es que en cuanto me descuido un par de meses tengo 50 discos nuevos que hay que integrar dentro de unas estanterías que por desgracia quedaron pequeñas tiempo atrás. A ver si me animo y hago lo de Federica, comprar y montar nuevas estanterias. Nuestras respectivas novias/mujeres/lo que sea son unas benditas, mira que aguantar nuestra afición es difícil :-)

    Saludos,
    Manuel Soleado

    ResponderEliminar
  13. No sé si lo sabéis pero el día 31 toca en Madrid Harvey Williams de another sunny day. Creo que es una noticia impresionante para el panorama pop pero que está pasando muy desapercibida y creo que pasará con más pena que gloria. Me jode porque lo organiza un amigo que una vez al mes esta tratando de traer a Madrid este tipo de conciertos pero me da que como la asistencia sea regular tendrá que replanteárselo. Además toca junto al nuevo proyecto de Charly Misterio.

    http://www.lastfm.es/event/863575

    ResponderEliminar
  14. pues es un concierto de lo más interesante, pero supongo que quedará perdido entre toda la oferta de madrid. si fuera en sevilla no dudaría en acercarme, pero aquí estas propuestas tan específicas como que no llegan.

    ResponderEliminar