8/11/08

i am becoming what i hate the most, the secret society 2008 (acuarela)

llega un punto en la vida en el que descubres que la mediocridad no sirve absolutamente para nada, que las cosas banales te invaden y que te sientes superado y hastiado por todo lo que te rodea. es entonces el momento de decidir, la temida intersección con dos posibles salidas: quedarse bajo este yugo o huir para siempre. en ese momento parece que se encontraba pepo márquez al frente de the secret society cuando se planteó este trabajo

si sad boys dance when no one's watching era un más que notable debut que exploraba en un folk anguloso y áspero y con algunos ecos de hardcore o de sonidos duros en general, este i am becoming what i hate the most va varios pasos más allá (en crecimiento, siempre) y se sitúa en un pedestal rock, oscuro, difícil, no demasiado accesible, pero rock en definitiva

la decisión de pepo márquez de lanzarse al vacío le lleva mucho más allá de lo que en un principio podría parecer. las canciones de este segundo trabajo, pensadas inicialmente todas en inglés, de ahí lo de los títulos, pero después desarrolladas al cincuenta por ciento entre inglés y castellano, quizá el más difícil todavía, fueron grabadas no demasiado tiempo después que su primer disco, pero no ha sido hasta ahora cuando hemos tenido acceso a ellas. quizá, como ocurre con los buenos vinos, necesitaban una crianza, y por el excelente resultado, parece que así era

con los largos títulos, que en pocas ocasiones tienen que ver con el contenido de la canción, the secret society realiza otro complicado ejercicio de valía, algunos como have you ever felt ridiculously sad o lights on don't mean that i'm at home resultan realmente evocadores. también resulta curioso el hecho de que el disco haya sido grabado en analógico, dándole un encanto especial al conjunto, con todo lo que ello supone

the secret society ha ido mucho más adelante que nadie, llegando a un terreno árido y poco trabajado desde el que pepo espera impaciente todo lo que le queda por venir

6 comentarios:

  1. un disco más sucio y crudo que el anterior (si eso puede ser). con letras que, más que negativas, me atrevería a situar como desencantadas. uno de los discos del año, y que llevábamos meses esperando.

    ResponderEliminar
  2. Había oído algo de SS por la red, pero después de ese primer párrafo de tu crítica, no me quedan más huevos que dedicarme al disco entero...

    ResponderEliminar
  3. sí, de verdad, muy pero que muy recomendable este trabajo

    ResponderEliminar
  4. loveof7416:16

    Sí? yo no lo tengo tan claro, la verdad. Lo escuché poco, así que no voy a poner exclamaciones en mi opinión. Pero...no se, por ejemplo, me sigue despistando un título en inglés y una letra en castellano.

    ResponderEliminar
  5. pues lo de los nombres de las canciones puede chocar, pero la explicación (que se plantearon primero todas en inglés y después se modificaron algunas letras) es de lo más coherente.

    y musicalmente me parece arriesgado e intenso. a mí se me antoja uno de los discos nacionales que más me han llamado la atención.

    ResponderEliminar
  6. la cosa es que el disco se compuso en inglés completamente, pero a la hora de grabarlo, unos cuantos meses después, al parecer a pepo le dio por improvisar algunas de las canciones en castellano y quedo mitad y mitad

    la cosa es que como casi nunca hay relación entre el título y el contenido de la letra, decició dejarlos en inglés y no cambiarlos... eso me dijo más o menos en la entrevista que le hice para mi programa de radio

    ResponderEliminar