8/7/08

nada debería fallar, el tercer grande


solventadas las tensiones y dudas de si al final el autor de suzanne tocaría o no en el fib este año (sí, lo hará), el festival de los hermanos morán afronta este 2008 su edición número catorce con la nueva aventura de saturday night fiber y con estrellas en la parte alta del cartel demasiado deudoras de épocas pasadas.

que nadie se asuste, leonard cohen es la estrella más grande que este año pasará por el cartel del fib, y quizá una de las más rutilantes que nunca hayan pisado el escenario del festival castellonense (sumemos a brian wilson y pocos más se me ocurren de la talla). lo de cohen puede ser una página para la historia - cómo odio cuando la gente usa esta expresión - pero es que esta vez lo va a ser, sí.

junto al canadiense, también pasarán por la parte alta del cartel un grupo abanderado del noise de los 90, los trascendentales my bloody valentine, comandados por el imparable kevin shields, que sólo hacen dos fechas en españa por el momento, morrissey, el líder de the smiths, que repite, tercera vez en cartel pero segunda actuación, todos nos acordamos de aquel desplante del mancuniano del que ya pudo resarcirse hace un par de años, tricky, el de bristol parece que no se cansa de exprimir lo que una vez dio buenos frutos que era el trip-hop, siouxsie, otra que también le sigue dando vueltas a la máquina de la que fue creadora, o new york dolls, leyendas vivas del glam, que después de pasar por una decena de festivales patrios, ahora les toca el fib.

de la sección de clásicos modernos podemos destacar a spiritualized, que vienen con un tremendo nuevo disco bajo el brazo, el fantástico songs in a & e, a los islandeses sigur ros, que parecen haber remontado el vuelo con su cuarto trabajo, de título imposible, a american music club, con un mark eitzel en continuo cambio y siempre en la gloria, a death cub for cutie, un grupo no siempre bien entendido que también vuelve con nuevo trabajo, o a richard hawley, cuya actuación nos sirve para reivindicar bien su concierto en el escenario grande, o al menos una actuación en nuestro país cada mes para el ex-pulp.

el apartado nacional está coronado por esa necesaria reunión que supone el encuentro de morente omega & lagartija nick, absolutamente epatantes después de los años. también, aunque se queden a años luz de ese encuentro en la cumbre por tierras andaluzas destacan los nombres de la casa azul en su verano del amor, los brutales el columpio asesino con la gallina bajo el brazo, el hijo y sus clases de nostalgia folk, el guincho con su carnaval de sampledelia tropical, manos de topo con sus canciones imposibles y emotivas o single con su desparpajo de precioso pop.

cada vez más dados a una vena mainstream, en el fib vuelven a tirar de lo más mediático y comercial, aunque sea en una justa dosis y se hacen con los servicios del libanés de londres mika, con sus edulcoradas canciones o de babyshambles, o lo que es lo mismo, un nuevo numerito de pete doherty, y para rematar, el funky imposible de la extraña pareja que son gnarls barkley o el ininteligible ascenso meteórico de the racounters, el proyecto paralelo del chico de los white stripes.

últimamente el fib se está definiendo bastante por la aparición de grupos de esos que podrían llevar la etiqueta de grupos eminentemente fib, bandas normalmente nuevas que gustan especialmente al público inglés que visita años tras año el evento playero por antonomasia del país, en este grupo podríamos colocar a the ting tings, una de las últimas sorpresas en las islas, the rumble strips, que han sellado una relación de unos cuantos conciertos con el fib, the national, en la cresta de la ola con su contundente boxer, the kills, o esos bailes imperfectos del rock sucio o una tanda final que incluiría a mates of state, vincent vincent and the villains, these new puritans o lightspeed champion.

la electrónica, parte importante, y casi única, a partir de las dos de la mañana en benicássim acoge este año en las carpas trallazos de la mano del omnipresente dúo francés justice, de la sorpresa techno del año, booka shade, o de los imprevisibles fujiya & miyagi, pero también de hot chip, que harán de las suyas tras made in the dark, battles lo harán de una forma mucho más marciana, al contrario que ivan smagghe, john acquaviva, ascii.disko, supermayer o erol alkan quienes cada uno a su manera tirarán de zapatilla para mover al personal a eso de las tantas. en una onda más pop, pero con la electrónica como telón de fondo también podremos ver a la francesa yelle, en otra de sus apariciones en nuestro país, o a los renacidos vive la fête, que una y otra vez vuelven a electro.

otros estilos más o menos arriesgados, de los que al fib le gusta picotear incluyen este año el post-disco de calvin harris, el organifolk de jose gonzalez, esa visión peculiar de la música americana de my morning jacket, la potencia rock de jon spencer con sus heavy trash, un acercamiento a lo etéreo del hip hop de la mano de bracken, la delicadeza de la americana según eef barzelay o de los adquiridos a última hora south san gabriel, la peculiar psicodelia emocional de the brian jonestown massacre o el glamour de una singular diva pop como es róisin murphy.

en fin, que una vez más eso es el fib, de todo como en botica, para los que les gusta lo variado sin detenerse demasiado en una sola cosa.



(foto tomada del flickr de I. Brotóns)

4 comentarios:

  1. Yo hace una eternidad que no voy al FIB. Este año estaba tentado sólo por ver a My Bloody Valentine, pero menos mal que han tenido la idea del Saturday Night, porque no tengo el cuerpo para tinglados -ese camping mortal- como el FIB.
    Lo malo va a ser soportar a Morrisey antes de MBV :P
    Creo que vas, no manolo? a ver si nos vemos!

    ResponderEliminar
  2. loveof7416:05

    tremendo el de spiritualized? tremebundo igual, y tremendista seguro, pero....es bastante rollete

    ResponderEliminar
  3. yo creo que, como bien describe nacho en el artículo, estamos ante uno de los fib más defendibles de los últimos años, que andaban en una decadencia casi sin solución. eso sí, a mí no me merece la pena por los conciertos que me interesan todo el agobio de un macrofestival como ese.

    así que sí que sí, al final me decidí a comprar la entrada del saturday night fiber. me pierdo a cohen, pero al menos podré disfrutar de my bloody valentine.

    y sería buena idea coincidir por allí, antonio. a ver si antes del festival nos ponemos de acuerdo.

    ResponderEliminar
  4. al Saturday Night Fiber vamos lanadadora en pandilla, como está mandado, con bocatas de nutella y tang de naranja para repartir a los fans...


    me mantengo en lo dicho con el disco de SPIRITUALIZED, a mí lo de Jason Pierce me parece una de las jugadas maestras de lo que vamos de año

    ResponderEliminar