19/4/08

life is sweet, the lodger 2008 (slumberland)

las pocas dudas que me ofrecía grown-ups, su primer álbum (casi todas más dirigidas a la producción que al fondo de unas canciones que ya fueron la revelación del año para muchos), se disipan en la primera escucha de life is sweet, el gran bombazo pop de este 2008. porque si en aquel algunas guitarras acercaban los temas hacia un power-punk-pop peligroso, creo yo que no estando a la altura de unas composiciones brillantes, aquí todo suena más limpio y cristalino e, incluso me atrevería a decir, aún más inspirado.

muchos ya habréis escuchado el single de adelanto del álbum, la supervitalista the good old days, un tema de esos que incitan a bailar y a olvidar definitivamente el reproductor de cds para pasarte al vinilo, pero lo realmente bueno de este disco es que, así a primeras escuchas, yo contaría tres o cuatro temas (my finest hour, falling down, nothing left to say o you said you were leaving) si no mejores, al menos sí en la misma liga. y a una banda que se sacude las referencias más obvias a the wedding present y retoma otras, especialmente the smiths, de forma mucho más sutil y personal para dar un salto cualitativo que no imaginaba yo en este grupo, al menos así de golpe y porrazo y casi sin previo aviso.

me estaba ocurriendo que, últimamente, todos esos nombres que iban saliendo a la palestra del pop más interesante del momento (los campesinos y vampire weekend especialmente) me dejaban con un regusto, digamos, algo amargo al esperar más de lo que al final me encontraba. por eso, life is sweet es doblemente grande para mí, por la sorpresa del subidón que ha dado la banda de leeds y por llenar perfectamente ese hueco que llevo meses intentando cubrir, el que llevo meses aún parcheando con discos de 2007.

podría seguir contando maravillas de este disco, pero si os digo la verdad son pocas las escuchas que aún le he dedicado y no quiero escribir más, o menos, de la cuenta. así que lo dejamos así, con este estado de euforia pop que me recorre el cuerpo ahora mismo y que no me lo quita ni un disco de codeine.

4 comentarios:

  1. probertoj16:06

    Oye, oye, ¿ya lo has conseguido? ¿Dóndeeeeeeeeeeee? A la venta no está, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. no, no está. en cuanto esté en slumberland me pido el vinilo de los dos, éste y el grown-ups, que no lo tengo. pero aún hay que conformarse con los mp3s.

    ResponderEliminar
  3. Hola Manolo,

    A mí The Good Old Days me ha dejado un poco frío, la verdad. Es el típico tema que debiera hacerme feliz pero no lo consigue, me gusta, pero le falta algo....o es que me faltan escuchas. No sé, será que el rollo del primer Lp me mola muchísimo, esa urgencia y recuerdo de los Weddoes en las guitarras....y aquí me los veo excesivamente pasteleros :-)

    Gracias por el aviso en forma de post, ya tengo el Lp en cola para bajar. La verdad es que da gusto ver la fuerza con la que ha vuelto Slumberland.

    Y bueno, aunque no venga a cuento, unos que sí me hace muy feliz son The Salteens (http://www.myspace.com/thesalteens), supongo que los conocerás, pero si no es así no dejes de visitar su myspace, además están colgando canciones nuevas en su web. Es raro el mes que no vuelvo a escuchar alguno de sus discos, pero los últimos quince días no puedo parar de ponerme toda su discografía.

    Saludos,
    Manuel Soleado

    ResponderEliminar
  4. mira, pues a mí me pasa lo contrario. será que con el anterior los veía más wedding y ahora más go-betweens (por decir una referencia que no he citado en el texto). y yo soy más de guitarras limpias que otra cosa.

    y the salteens es uno de esos grupos que por algún blog añadí su myspace a favoritos pero a los que no les he dado suficiente oportunidad. me los apunto con prioridad alta.

    ResponderEliminar